miércoles, 10 de agosto de 2011

El Símbolo del Centro y los Árboles en el Jardín de Edén

Al leer el relato de la creación algunos lectores quedan con la duda de cómo es posible que sean colocados dos árboles en el centro del jardín. “Y yo, Dios el Señor, también planté el árbol de la vida en medio del jardín, y asimismo el árbol de la ciencia del bien y del mal.”(Moisés 3:9)  ¿Es posible que dos árboles compartan el centro? Hay algunas tradiciones que consideran que ambos árboles compartían el mismo tronco, o que eran en realidad un diferentes aspectos de un solo árbol (Zlotowitz, Bereishis p. 96; Guenón, simboles p. 325; Ginzberg, Legends 5:91 n. 50)
Claramente no es casual que estos árboles estuvieran en el centro, en el medio del jardín. La importancia que tiene que estuvieran en este lugar especial podemos comprenderla al revisar el simbolismo del “centro” en las antiguas creencias y en las escrituras. “En el sentido de ‘lugar de donde todo parte’,  es símbolo de Dios o la divinidad. El centro del mundo o eje del mundo se representaba con frecuencia en forma de árbol del mundo, monte sagrado u ombligo.” (Udo Becker, Enciclopedia de los Símbolos, p.94)

Jerusalén como el centro
Los judíos creían que Jerusalén era el centro del universo, tanto por los acontecimientos pasados como por los futuros que se llevarían a cabo en este sagrado lugar. En la cartografía tanto de la edad media como anterior hecha por judíos y primeros cristianos colocaban a Jerusalén en el centro del mapa o cerca de él, como se observa en los Imago Mundi, siendo este una interpretación de la geografía espiritual más que real. Es una cosmografía que entrega el orden según el pensamiento religioso de cristianos de la época.

El Templo de Jerusalén como “Centro”
El lugar más sagrado sobre la tierra en el antiguo Israel, era la roca fundacional sobre la cual descansaba el arca dentro del lugar Santísimo en el Templo de Jerusalén.  Para los judíos “era el primer material sólido  que emergió de las aguas de la creación, y fue sobre esta roca que Dios efectuó la creación (Salmos 104:7-9; Lundquist, Meeting Place p. 7)
El mismo Tabernáculo fue el centro durante el periodo de Israel en el Sinaí. Cada tribu tenía su lugar para acampar alrededor del Tabernáculo, dejando e éste en el centro, como símbolo de que los convenios que representaba el Tabernáculo eran el eje de Israel. Cada tienda miraba hacia el Casa del Señor convirtiéndolo en el Centro literal de Israel.
En el Libro de Mormón
Al tener un centro, como algo sagrado, generalmente hay elementos o figuras que lo rodean. Nefi, en el primer capítulo del Libro de Mormón nos describe la visión de Lehi diciendo “fue arrebatado en una visión, en la que vio abrirse los cielos, y creyó ver a Dios sentado en su trono, rodeado de innumerables concursos de ángeles, en actitud de estar cantando y adorando a su Dios.” (1 Nefi 1:8) A esto Nibley dice que “un concurso es un círculo. Por supuesto concursos [innumerables] significa círculos dentro de círculos y les recuerdan las danzas. ¿Y qué están haciendo? Rodeado significa ‘todos alrededor’. . . Era un coro danzante”. (Hugh Nibley, Teaching of the PGP, 17 p. 211)
En la bendición de los niños por el Señor se observa este principio indicando diferentes niveles de santidad, lo más santo en el centro seguido de menores niveles de santidad hasta el exterior.
 “Y aconteció que mandó que trajesen a sus niños pequeñitos.    De modo que trajeron a sus niños pequeñitos, y los colocaron en el suelo alrededor de él, y Jesús estuvo en medio; y la multitud cedió el paso hasta que todos le fueron traídos.   Y aconteció que cuando los hubieron traído a todos, y Jesús estaba en medio, mandó a los de la multitud que se arrodillasen en el suelo.”
“Y he aquí, al levantar la vista para ver, dirigieron la mirada al cielo, y vieron abrirse los cielos, y vieron ángeles que descendían del cielo cual si fuera en medio de fuego; y bajaron y cercaron a aquellos pequeñitos, y fueron rodeados de fuego; y los ángeles les ministraron.” (3 Nefi 17:11-13;24)  
En el Islam
Siguiendo la idea anterior podemos observar en la festividad Musulmana del Hajj, en la cual dan siete vueltas alrededor de la Kaaba y se besa la piedra negra mataaf.( http://es.wikipedia.org/wiki/Hajj)  Formado con este ritual varios círculos concéntricos y en el centro un cuadrado, lo que nos permite relacionar los símbolos sagrados de círculos y ángulos rectos, el círculo como representación del cielo y el cuadrado como símbolo de la tierra, pero al unirse nos sugiere la idea de la unión del cielo y tierra, la comunicación divina entre Dios y el hombre.
La Kaaba, los fieles en círculos en la festividad de Hajj

Conclusión

El árbol de la vida en el centro del jardín nos puede enseñar su emblema de representar la presencia del Señor en el centro de su Templo. El árbol de la ciencia también está en el centro y nos puede indicar que era parte de la voluntad y pan de Dios que participaran de este fruto como paso necesario para la expiación que en el futuro realizaría el Salvador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...